20 Octubre, 2021

OPS advierte una “preocupante” alza de infecciones con el nuevo coronavirus en Sudamérica
Los pacientes afectados por el coronavirus COVID-19 permanecen en un hospital de campaña instalado en un gimnasio deportivo, en Santo Andre, estado de Sao Paulo, Brasil. | Fuente: AFP

La Organización Panamericana de la Salud indicó que el riesgo de epidemias masivas existe en países que no cumplan cabalmente las medidas para frenar la propagación de la COVID-19 y alertó que el 70% de la población de las Américas aún no está completamente inmunizada.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) destacó el miércoles la “preocupante” alza de infecciones de la COVID-19 en Sudamérica, y alertó del riesgo de “epidemias masivas” en países que no cumplan cabalmente las medidas para frenar la propagación.

“Las infecciones por COVID-19 continúan aumentando en las Américas”, dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne. “Pero en ningún lugar son tan preocupantes como en Sudamérica, donde los casos aumentan en casi todos los países”.

En la última semana, Brasil y Argentina estuvieron entre los 10 países con el mayor número de nuevos contagios en todo el mundo, apuntó en rueda de prensa.

Zonas de Bolivia y Colombia han visto duplicarse los casos y los países del Cono Sur han experimentado una aceleración de las infecciones “con transmisión comunitaria ininterrumpida”, dijo. Y en Perú y Ecuador, las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) están llegando a su capacidad máxima.

En el resto de las Américas, el continente más afectado por la pandemia mundial de la COVID-19 declarada en marzo de 2020, la situación epidemiológica es “desigual”, dijo Etienne.

En Norteamérica, Canadá ha visto un incremento de casos y hospitalizaciones, pero las tasas de infección se están desacelerando en Estados Unidos y México. Aún así, Estados Unidos, el país del mundo con más casos y muertes por la COVID-19 en números absolutos, estuvo en la última semana entre los diez con más nuevas infecciones.

En Centroamérica, bajaron los contagios en Belice, El Salvador y Panamá, pero subieron en Costa Rica, Honduras y Guatemala. Y en el Caribe, Jamaica y República Dominicana han visto un descenso de los contagios, pero las infecciones aumentaron en islas más pequeñas, como Martinica y Bermudas.

La P1 se propaga

La región de las Américas sigue siendo muy golpeada por la COVID-19desde que el virus se reportó por primera vez en China en diciembre de 2019: la semana pasada, el 44% de los casos mundiales, así como el 48% de las muertes a nivel global, se notificaron en el continente americano, según la OPS.

Estados Unidos, con más de 556 000 muertos desde el primer caso reportado en enero de 2020, es el primer país del mundo con más víctimas mortales de COVID-19.

Le sigue Brasil, con más de 336 000 fallecidos. El martes, en medio de una espiral ascendente de contagios, el gigante sudamericano registró un récord de más de 4 100 decesos en 24 horas.

¿Es la crisis del COVID-19 en Brasil una amenaza para sus vecinos y para el mundo en general?

“En este momento de una pandemia, el riesgo de epidemias masivas en esta región aún existe, y existe en países que no son lo suficientemente estrictos en la implementación de medidas de salud pública”, contestó Sylvain Aldighieri, gerente de incidentes de la OPS.

“La situación en Brasil es preocupante en todo el país”, agregó, señalando la inquietud de la OPS ante servicios de salud desbordados.

Aldighieri dijo que al 5 de abril, 20 países y territorios americanos reportaron a la OPS la variante P1, detectada inicialmente en la ciudad amazónica brasileña de Manaos a finales de 2020 y considerada muy contagiosa.

“Quedarse en casa”

Más de 210 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 han sido aplicadas en 49 países y territorios de las Américas (155 millones en Estados Unidos), según cifras de la OPS.

Pero aún se está muy lejos del 70% de la población completamente inmunizada (con todas las dosis necesarias), nivel que los científicos estiman se precisa para lograr la inmunidad de rebaño.

Por eso, la OPS insiste en seguir cumpliendo con las medidas recomendadas para frenar la propagación del nuevo coronavirus: uso de mascarillas, distanciamiento físico, no aglomerarse, higiene frecuente de manos.

“Enlentecer y luego detener la transmisión requiere una acción decisiva por parte de los gobiernos locales y nacionales, y una vigilancia continua de todos nosotros”, recalcó Etienne.

La directora de la OPS alertó además sobre los crecientes viajes “dentro y entre los países”.

“Disminuir las infecciones comienza por quedarse en casa y hacer todo lo posible para protegernos y proteger a los demás de enfermarse. Y, sin embargo, estamos viendo que las poblaciones de la región aumentaron lenta y constantemente su movilidad”, dijo.

“Si estas tendencias continúan, nuestros sistemas de salud se verán en problemas más graves”, advirtió.

(Con información de AFP)

Fuente: RPP Noticias

 

Mas Noticias